Buscando el lago

El viento del norte que lleva unos días azotándome en la cara, enfría esta tarde también mis adentros. Estoy en una ciudad. Reflejo de tantas otras. Y con ella, me instalo por un rato en un viejo y conocido conflicto interno. De nuevo, delante de mis ojos los movimientos autómatas e indolentes de una sociedad en la que no encajo. Porque no quiero. Porque no sé. Tantas personas. Tan cerca, tan lejos, tan solas…

Hay tantas cosas que no entiendo, que creo que eso es lo único que entiendo… Bandera blanca.

Ahora ya, hasta me divierte un poco saberme en rebeldía. Y también un poco, sin saber muy bien porque, voy buscando este loco contraste. Creo que me puede encontrar algunas comodidades. Apegos que una vez satisfechos, me invitan de nuevo a salir corriendo. Y ahí encuentro mi automatismo, también. Casi siempre buscando la ruta de escape.

IMG_20170501_132029

Y justo cuando estoy cogiendo carrerilla conozco a Cocho. Un macedonio que regenta una humilde Guest House cerca del centro de Skopje. Es el hogar de su familia y también sera el mío durante dos días. Este hombre, viajero y entrañable, viene a mi vida a recordarme que no estoy solo. Que mis locuras, mis bondades y mis sombras, son las de muchos otros y otras. Y que todo lo que veo, en parte, es un reflejo de lo que soy… O fui… O seré. Un farito de luz cálida que me regala el camino.

…………………..

Proa al sureste, la Macedonia que atravieso es un bosque grande y precioso. Lleno de vida y misterio. Cuando, en algún alto, el camino se abre, desde los claros no llego a verle los pies a este bosque verde que se desliza ondulante hasta más allá del horizonte.

Llevo varios días de golpes y traqueteo. De rodar despacio, navegando entre las orillas de un camino de ripio, tierra y barro. Aquí cayó mucha agua en poco tiempo y la tierra todavía anda bebiendo.

Salí huyendo del asfalto y ahora me gustaría sentirlo bajo mis ruedas. Así son mis locuras. Mis ausencias de presente cuando el cansancio aprieta. Tropezar para aprender. Aprender para seguir intentándolo. Los payasos son torpes y viven ilusionados encontrando siempre nuevas oportunidades.

……………….

Va cayendo el día. Voy subiendo el ritmo. Estoy cansado del continuo golpeteo del manillar contra mis manos. Quiero llegar al lago Dojran a montar mi pequeño campamento en su orilla y meter el culo en sus aguas. Hoy quiero dormir en primera linea de lago.

Quiero llegar…

Y de nuevo urgencia por llegar a algún lugar. La raíces de la prisa pueden ser profundas. El canto alegre de unos pájaros cercanos es tan bello que no puedo más que entender su mensaje. Me invitan a parar, a escuchar, a sentir. A regalarme al presente y confiar.

Hoy no meteré el culo en el lago.

IMG_20170501_132342

(Skopje, Veles, Gradsko, Dojran. Macedonia)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s