Va a ser la actitud…

Amanece y es como una suave caricia. La luz se va colando en el día, deshaciendo con sutileza la oscuridad de la noche. El cielo se pone guapo. Azules y malvas van cediendo el foco a los tonos naranjas y al rojo sanguino. Al fin, el Sol rompe por el horizonnte como un fuego que empieza a arder. Cada mañana ocurre un nuevo milagro y ninguno es como el del día anterior.

Desayuno fruta y avena que cocino en mi pequeña y ruidosa cocina de gasolina. Viajo con un pequeño restaurante a bordo. Hoy me esperan 30 kilómetros de subida. Ayer fueron 40. Mañana serán casi 20. Del azul del mar al azul del cielo. Del blanco de las rompientes al de las nieves y neveros. Son días duros. Desde que salí de la preciosa bahía de Kotor, con sus fiordos arropando al mar, paso los días sumando desniveles de mas de 1000 metros de subida… Y otros tantos, dejándolos ir en vertiginosos descensos.

Son varias horas subiendo, buscando el buen ritmo. Dosificando la energía. Cada hora de sillín y timón, me toca un pequeño descanso para comer algunas pasas o algo de fruta. Y cada 3, me regalo una pequeña siesta al lado de la carretera. Apenas hay trafico por esta ruta alternativa y eso, para alguien que viaja en bicicleta, es una bendición.

Las subidas tan largas son sufridas y a ratos, dolorosas. Y también esplendorosas. De vez en cuando vienen rampas muy empinadas. Siento dolor en las piernas y en los riñones. Y en otras partes. Son muchos kilómetros en los que, entre pensamientos y fantasia, me descubro saltando de la observación atenta, a la reactividad ciega e inconsciente. Tan pronto observo el dolor en el cuerpo como lo que es realmente: intensas sensaciones físicas surgiendo y desapareciendo a una frecuencia altísima. Tratando de ser objetivo, casi disfrutando de ello, de lo que es real… Como poco después, dejo que ese dolor se cuele por alguna rendija de la mente, que lo amplifica y lo rechaza. Y entonces respingo quejicoso sobre el sillín de Karuna… Y resoplo. Busco el equilibrio en el desequilibrio y, casi siempre, es un laberinto en el que me pierdo.

Llegar a lo alto, con las piernas y la determinación como viento que sopla las velas, quiebra algunos esquemas internos. Los esfuerzos del cuerpo siempre dejan una agradable sensacion de presente y bienestar.

Al final, la actitud, la forma de relacionarme con lo que me pasa es lo que me permite llegar a lo alto de una montaña, de una forma o de otra.

Navegando sobre ruedas, encuentro a menudo los reflejos de la misma vida. Las personas no sabemos de lo que somos capaces hasta que lo intentamos. No me refiero a subir montañas en bicicleta.

………………..

Otro día subiendo. Otro día sufriendo. Otro día disfrutando. Otro día sintiendo. Otro día viviendo.

IMG_0341

Estoy rodeado de altas cumbres que lloran cascadas con sus ultimas nieves. Los valles por donde corren los ríos son profundos y estrechos. El cielo está limpio, muy azul. Los ojos, ebrios de Naturaleza dejan resbalar lágrimas de gratitud.

………………..

Queda muy poca luz y ya tengo agua, comida y cansancio. Solo me falta encontrar el lugar donde lavarme, cocinar, comer y descansar. En ese orden. Necesito encontrar un lugar donde acampar. “Confía” me repito. Sé que lo voy a encontrar, aunque a veces me gana la impaciencia. No deja de sorprenderme la magia del Universo. Siempre me da lo que necesito, aunque no siempre es lo que imaginaba.

…………….

Las ruedas de mi burrita siguen haciendo equilibrios entre el norte de Albania y el sur de Montenegro. ¡Que días tan ricos estoy viviendo en las montañas!

IMG_0324

(Kotor, Podgorica, Hot, Selcë. Entre Montenegro y Albania)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s